revilla
 

Revilla de Santullán, San Cornelio y San Cipriano

(Palencia)

 
 

 

La portada de Revilla es espectacular. Probablemente su elemento más conocido sea la inmortalización que hizo el maestro Michaelis de si mismo mientras terminaba de cincelar la última cena mirando el libro de modelos, “MICHAELIS MEFECIT”, pero la colección de capiteles también es una maravilla.

Esta portada está muy bien conservada, entre otras cosas gracias a que está protegida por un pórtico cerrado en el que alguien, supongo que buen criterio, decidió sustituir parte de las tejas por cristales de modo que el atrio ganara luz y se pudiera admirar la portada sin necesidad de iluminación artificial.

El caso es que estos tragaluces crean sobre la portada unos contrastes que nuestro cerebro puede compensar en pocas décimas de segundo pero que para las cámaras resultan insufribles, especialmente en días soleados.

En esta toma encuadré, por un lado, huyendo de los contrastes, y por otro buscado dar protagonismo a la diagonal de la línea de capiteles. Una vez que bajé la foto al ordenador decidí reencuadrar para intentar sacar la arquivolta de la última cena justo desde la esquina superior derecha.