FOTOGRAFÍA Y ROMÁNICO

Una amiga, con la que comparto la afición al románico, me comentó hace algún tiempo que le habían regalado una cámara digital (su primera cámara) y me pidió que le diera algunos consejos para sacarle partido en sus excursiones románicas.

Mi primera intención fue hacerle unos apuntes con las cuestiones técnicas básicas y algunos consejos, pero pronto llegué a la conclusión de que la manera más entretenida de aprender un poco de fotografía es ver fotos y comentarlas; y terminé haciendo esta página.

He agrupado las fotos en bloques (galerías) en función de los problemas que presentan debido, principalmente, a la ubicación del elemento protagonista; y al entrar en cada galería he insertado unos breves comentarios técnicos que pueden resultar útiles para enfrentarse a esos problemas.

Tengo que aclarar que el objetivo de esta web no es (solamente) aprender a hacer fotos de capiteles y canecillos que no salgan movidas. El objetivo principal es intentar hacer “fotografías románicas” y a ser posible bonitas.

He decidido utilizar solamente mis fotos y, como no soy profesional de la fotografía  (ni del románico), la calidad de las fotos es “de aficionado”.

Al hilo de esto último, supongo que comprenderéis que esta página no puede ser un curso sistemático de fotografía; los consejos técnicos aparecen salteados y nunca me extenderé demasiado, sin embargo voy a procurar proporcionar enlaces para los que quieran profundizar un poco más en las cuestiones técnicas.

Por último, y por razones que podéis imaginar, comentaros que la mayoría de las fotos están hechas a menos de dos horas en coche de Madrid, y que espero poder subir fotos nuevas al menos una vez al mes. En la página de inicio podréis ver la fecha en que se han subido las últimas.

Espero que disfrutéis.

Madrid, agosto 2009