treganosantiago
 

Turégano, iglesia de Santiago

(Segovia)

 
 

 

Al extraordinario interior del ábside de la iglesia de Santiago llega muy poca luz natural, y para enfrentarse con garantías a la potente dominante amarilla de la artificial conviene disparar con el balance de blancos en tungsteno y además en RAW. Y a ser posible tampoco os olvidéis del trípode.

Las esculturas del interior se descubrieron por casualidad hace pocos años y se abrieron al público, tras ser bien restauradas, en el verano de 2010, dejando con la boca abierta a todo el que las contempla. Un Apóstol, un Pantocrátor con el tetramorfos, animales del bestiario, aves, ángeles, diablos, etc. y todo ello con bastante de la policromía original. Una maravilla vamos.

Me alegra poder decir que los aficionados al Románico estamos de enhorabuena, porque en Turégano han decidido compartir su gran descubrimiento con todos aquellos que quieran acercarse hasta allí, y han establecido un horario de visitas que los fines de semana va de 11:30 a 13:00 y de 18:00 a 19:00, y entre semana de 17:30 a 19:00 (redactado en diciembre de 2010)

Además, te explican la historia del descubrimiento y las teorías sobre el programa iconográfico, y se permite hacer fotografías, por supuesto sin flash. ¿Qué más se puede pedir? Ojalá en todas partes estuvieran tan dispuestos a compartir de esa manera su Románico.

Además de esta maravilla, Turégano cuenta con un hermoso castillo en el que se encuentra embutida una interesante iglesia románica que también se puede visitar, así que espero que haya mucha gente que se acerque hasta allí y que el Románico se convierta en una buena fuente de riqueza para esa localidad. A ver si de esa manera se animan en otros sitios a seguir su ejemplo.