pelayos
 

Pelayos del Arroyo, San Vicente

(Segovia)

 
 

 

Aún en Segovia, muy cerca de Sotosalbos, encontramos los restos de otro contorsionista en el tejaroz de la portada de Pelayos del Arroyo.

En lo poco que ha sobrevivido de este canecillo podemos reconocer que el saltimbanqui adoptaba la postura clásica y que, a diferencia de su colega de Duruelo, no agarraba nada con las manos.