santamaria
 

Uncastillo, Santa María

(Zaragoza)

 
 

 

En el interior de Santa María de Uncastillo encontramos otro capitel en el que se dan cita los tres miembros por excelencia de la farándula románica: el saltimbanqui, la bailarina y el músico. No eran ni oratores ni bellatores ni laboratores, y estaban por tanto fuera del orden social de su época, pero qué importantes debieron ser para merecer tal cantidad de capiteles y canecillos.

En este maravilloso capitel aparece el primer contorsionista que subo de Uncastillo, pero vendrán varios más. Parece ser que en las Cinco Villas estaban muy sensibilizados con los peligros que simbolizaba tan extravagante profesión, que en este caso viene representada por una postura realmente complicada y poco habitual muy parecida a la que adopta el “posible condenado” de Echano.

En cuanto a la foto, decidí pasarla a blanco y negro porque de la cámara salió con una dominante marronuzca que no me gustaba nada.