aguilera
 

Aguilera, San Martín

(Soria)

 
 

 

Estoy convencido de que en Aguilera tenemos otro saltimbanqui, pero en este caso aparece formando parte de un equipo.

Aunque no pueda percibirse ningún tipo de contorsión, la cabeza abajo, que esta vez consigue con ayuda de sus compañeros, sigue siendo la seña de identidad de la profesión. El estilo es un tanto tosco, pero aún así es encantador.

¡Que interesante sería conocer la diferencia de caché entre el artista que cinceló este capitel y el que lo hizo en Valdenebro!... porque me imagino que ya entonces los escultores tendrían caché.

Por cierto, las medidas del encuadre de esta foto son poco ortodoxas, pero el tamaño de las figuras y su desgaste hacían necesario aumentarlas todo lo posible, así que he recortado todo lo que no era capitel.