bernuy
 

Bernuy de Porreros, iglesia de Santiago

(Segovia)

 

 

El devorador de almas de Bernuy es realmente terrorífico.

Creo que no me habría disgustado un encuadre más cerrado para resaltar esos ojos y esos dientes, pero no quería que se perdieran los pies del condenado.

Era mediodía y la luz era muy dura, pero el canecillo quedaba a la sombra de la cornisa.